Adjuntamos una interesante sentencia del Tribunal Supremo sobre la compra venta inmobiliaria.

La sentencia trata sobre la compra venta de un inmueble por un consumidor a una promotora y la inclusión de cláusulas contractuales de subrogación ofrecidas para facilitar la financiación de la adquisición.

Declara el Tribunal Supremo que, cumplida la obtención de la financiación por la promotora, si el banco deniega la subrogación al comprador, debe entenderse que se trata de un incumplimiento sobrevenido que no es imputable al comprador y por tanto, debe resolverse el contrato (con la consecuente devolución de las cantidades entregadas a cuenta).

Descargar en PDF