Una interesante sentencia que, en virtud de una cuestión prejudicial elevada ante el TJUE, valida la aplicación del actual Arancel vigente.

Descargar en PDF